Jorge Corona

Por Damián Giovino (@DamianGiovino)

Uno de los m√°ximos referentes del humor argentino. Capoc√≥mico de pura cepa, tuvo largos a√Īos de un √©xito rotundo, siendo furor en el teatro. Marc√≥ una √©poca con su estilo transgresor y pionero en la forma de interactuar con el p√ļblico. Arranc√≥ bien de abajo y con su talento y esfuerzo lleg√≥ a la cima de la fama. Gan√≥ much√≠simo dinero, y mucho lo gast√≥ en hip√≥dromo y casino. Necesitaba del alcohol para poder subirse a un escenario, hasta que logr√≥ curarse. A sus 81 a√Īos, y con siete stents, no pierde su gracia y energ√≠a, irradiando vida. Humanizamos a Jorge Corona, el hombre con el loable don de hacer re√≠r.

-En el mundo art√≠stico, sobrevivir al voraz paso del tiempo es complejo. Hay muchos casos de personajes pasajeros que tienen su esplendor de fama y luego caen en el olvido. Vos, tantos a√Īos despu√©s, segu√≠s siendo recordado como uno de los grandes baluartes del humor argentino, ¬Ņes tu mayor patrimonio?

-S√≠, claro. Me pasa de ver videos en YouTube o en las diversas redes sociales a trav√©s de internet, y me r√≠o de las cosas que dec√≠a y hac√≠a. Es muy grato que muchas cosas que uno hizo, que ni yo las recuerdo de tantas que fueron, sigan estando vigentes y la gente las consuma. He estado en los m√°s importantes teatros de todo el pa√≠s a sala llena con hasta tres funciones en una noche. Mi modo de hacer humor era a trav√©s de generar mucho contacto con el p√ļblico. S√© que marqu√© una √©poca. Que hoy en d√≠a la gente se me siga acercando para saludarme o alguien me agradezca porque lo hice re√≠r mucho, es muy lindo.

-En tus a√Īos de m√°xima exposici√≥n debido al √©xito rotundo que ten√≠as, ¬Ņlograbas disfrutar o esa vor√°gine te lleva a vivir a un ritmo imposible de parar para ver todo lo que vas logrando?

-No, no tomaba dimensión, vivía acelerado, como de joda, haciendo dos funciones todos los días, generando muchísimo dinero que luego lo gastaba en cualquier cosa, como siempre están los amigos del campeón. Pero la pude ir zafando y me siento feliz y orgulloso de todo lo que hice en mi carrera. Trabajé en el Teatro Nacional, en el Maipo, Tabarís, Metropólitan, Astros, Esmeralda, en el Astral. Hice películas. Hice cantidad de cassettes con chistes y gané tres discos de oro con ellos. El éxito rotundo que tuve en la etapa en lo de Marcelo Tinelli. Gané ocho premios Estrellas de Mar en Mar del Plata y un premio Carlos en Carlos Paz.  

-Has dicho que no podías vivir sin trabajar, que si no te volvías loco…

-Totalmente. Incluso ahora, ya más grande, que no estoy en actividad me agarra cierta depresión, pero al darme cuenta que la gente todo el tiempo me reconoce y me saluda, me gratifica.

-Antes viv√≠as m√°s de ¬ījoda¬ī y ahora pod√©s disfrutar m√°s de la tranquilidad y de las peque√Īas cosas cotidianas que tu trabajo te imped√≠a‚Ķ

-Sí, exacto, y eso se debe a que encontré a una mujer maravillosa como Mónica que me supo ir llevando y conduciendo por el buen camino, le dio un orden a mi vida y me cambió hábitos. Hoy vivo en paz disfrutando otras cosas.

-Como dijo Maradona una vez que te fue a ver al teatro: ‚Äúa m√≠ Dios me dio el don para jugar al f√ļtbol y a Corona para hacer re√≠r‚ÄĚ.

-Así es. Es una cosa natural, que no se puede fabricar. Hay tipos que se hacen los graciosos y no lo son, no les sale; los veo y me ponen nervioso. El tema no es el chiste sino saber contarlo.

-Aunque cueste creerlo, has dicho que siempre fuiste tímido y vergonzoso…

-S√≠, eso viene de chico. Yo era el menor de cinco hermanos y me verdegueaban a m√≠, me ordenaban todo el tiempo que hacer, se cre√≠an los due√Īos de mi vida; hasta me obligaban a trabajar gratis para ellos en su zapater√≠a, me mandaban a juntar cartones para usar en la f√°brica sin pagarme. Era otra √©poca. Mis cuatro hermanos ya fallecieron.

Jorge se crio en un contexto socioeconómico humilde de bajos recursos en la zona de San Martín. Su padre administraba terrenos de campo para plantar flores y luego venderlas en el cementerio, La madre lavaba ropa para afuera.

-¬ŅSent√≠s que se fueron perdiendo los c√≥digos en la sociedad debido a una precarizaci√≥n de los valores y la moral?

-Totalmente. Antes era otra cosa, una época distinta con códigos que se fueron perdiendo. Yo jugaba a la pelota con los chicos de la villa, eran mis amigos. Estaba en un mismo grupo el hijo del médico y el del portero. Ibas al ranchito de un vecino a hacer los deberes juntos, compartías navidades. Era una época más sana, con otros códigos de convivencia y sentido de comunidad; hoy te chorean todo.

De chico Jorge se fue a vivir a humildes pensiones del centro porte√Īo, a perseguir su sue√Īo de ser artista. Actuaba por el vino y la empanada en pe√Īas. Lo hizo en boliches, caf√©s concert, bares y hasta en la calle.

-Tu carrera es un ejemplo de dedicación y superación…

-Uno no se da cuenta, las cosas van sucediendo mientras las vas buscando. Fui reo y busca de chico, andaba por todos lados. Antes uno llegaba en base a la construcción de una trayectoria, ganándose un prestigio luego de haberla peleado bastante. Al principio uno actuaba en lugares por la propina. Cuando salía a un escenario me agarraba un miedo tremendo, pero enseguida cuando veía que la gente se reía, ya me relajaba y disfrutaba. Hoy es todo inmediato, aparecen y ya son famosos. Hoy alguien se mete en un reality y sale creyendo que es artista.

“Algunos se piensan que porque sos famoso ten√©s que tener siempre una respuesta y opini√≥n de todo y para lo que sea. Tomar partido por todo. Me cansa”, dijo alguna vez Guillermo Francella.

-En entrevistas no habl√°s de cualquier cosa por el solo hecho de tener un nombre famoso. Como mencionaste una vez: ‚Äúno tengo una preparaci√≥n intelectual para hablar de diversos temas‚ÄĚ.

-Exacto. Fui vago y no quise estudiar, hice hasta sexto grado. Para hablar hay que tener cultura y preparación sobre el tema, no me gusta pasar apuros metiéndome a hablar de cosas que no domino.

-Se dice que jugabas muy bien al f√ļtbol‚Ķ

-Sí, jugué en Urquiza en la Primera C. Una vez que perdimos por paliza con Almirante Brown volví cantando todo el viaje, y me rajaron a patadas. No entrenaba y me acalambraba mucho, pero era bueno.

-En tu √©poca de oro has hecho much√≠simo dinero, pero tambi√©n gastabas considerables cifran en casino y caballos de carreras, ¬Ņqu√© te generaba el jugar a esas cosas?

-No entendía nada. Iba y siempre jugaba al seis. A veces ganaba, pero eran más las veces que perdía. Tiraba plata al pedo. Siempre estaban los amigos del campeón.

‚Äúnunca jod√≠ a nadie, me han jodido, pero no guardo rencor. La vida son instantes. La gente piensa que va a ser eterno y por eso es tan ego√≠sta, envidiosa. Estamos de paso en este mundo, hay que re√≠rse para olvidarse de todos los problemas.‚ÄĚ

-Esa frase que una vez dijiste posee mucha sabiduría sobre la simpleza de la vida…

-Pienso as√≠. La vida son momentos. Algunos piensan que no se van a morir, y se pelean entre ellos, viven enquilombados, ¬Ņqu√© ganan con eso? ¬ŅPor qu√© se meten en la vida de los dem√°s? A lo bruto no se gana nada, hay que vivir tranquilo, con fe en uno mismo y en el universo. Si ten√©s una virtud, hay que explotarla, sin hacerse el agrandado. Lo lindo es mantenerse vigente, tener amigos. Quiero volver a la calle Corrientes con un espect√°culo que va a producir mi mujer M√≥nica.

-¬ŅSent√≠s que hoy se ha perdido el sentido del humor? Algunos parecen estar en un nivel de susceptibilidad extremo, muy en rol de victima permanente‚Ķ

-Coincido. El humor es el humor y siempre será humor. Al que no le gusta lo que hace alguien, que no lo vea y punto. El que te va a ver es porque le gusta y disfruta con lo que hacés y sabe con lo que se va a encontrar. Hay que pasarla bien, tener risa, alegría.

– Nunca fuiste de exponer tu vida privada, sin embargo, en algunas temporadas de verano has tenido los famosos ¬īquilombos de elenco¬ī con algunas chicas. ¬ŅTe jod√≠a mucho eso?

-Es un juego del ambiente. Cuanto más grandes sos, más mediatizan con tu figura, inventan historias en torno a vos para tener fama, hacer denuncian mediáticas que después pasan y quedan ahí. Nadie puede decir nada de mi persona.

-¬ŅTe cost√≥ darte cuenta que pod√≠as hacer re√≠r mucho sin la necesidad de alcoholizarte previamente?

-Tuvo que pasar el tiempo para que me pudiese dar cuenta. Fui a los grupos de Alcoh√≥licos An√≥nimos para tomar menos, porque en mi cabeza pensaba que si no tomaba no pod√≠a actuar, y ah√≠ me sacaron cagando diciendo que a ese lugar se iba para dejar de tomar, no para tomar menos. Yo sent√≠a que la copa la manejaba, y no era as√≠, esa es la enfermedad, el creer que uno est√° bien y controla la situaci√≥n. El alcohol desinhibe, pero cuando arranc√°s no pod√©s parar. ¬†Ya pas√≥ esa etapa, hace muchos a√Īos que no tomo m√°s. Si est√°s en pedo no se entiende lo que dec√≠s, se puede hacer re√≠r sin tomar.

También te podría gustar...